Javi & Ana. 10 de mayo del 2015

Desde el momento en el que les conocí, me encantaron. Quizá fuera su sencillez, su cercanía, su alegría, o el entusiasmo con el que hablaban de su boda.

Y es que ese día brillaba el sol y sus miradas. Su timidez desapareció para dar rienda suelta a la alegría y a la emoción del momentos. Poco a poco olvidaron las cámaras y nos mostraron lo mejor de si mismos. Pudimos ser testigos de una verdadera historia de amor.

Javi no escatimo en sorpresas que hicieron aun mas feliz a Ana. Su mirada, una vez más, lo decía todo.

Una boda familiar, llena de detalles para todos, personal y cercana, como ellos. Y su familia, igual de acogedora, hicieron que nuestro trabajo fuera aun más agradable.

Gracias a mi compañera Daniela Pinón, por ser tan divertida y tan buena compañera. Da gusto estar a tu lado. Y gracias a Soli de (Wedding Factory) por ayudarnos tantísimo ese día, por estar pendiente de todo lo que necesitamos, por hacernos el trabajo mucho más fácil.

Si te gusto, compártelo